¡Cuidado soberbio, viene tu caída!

Mira el video de la lección

Proverbios 11:2
“Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra;
Mas con los humildes está la sabiduría.”

Hay un dicho popular que dice así: «Entre más alto el árbol, más dura la caída». La fuerza de gravedad influye más en la aceleración de una caída cuando mayor es la distancia entre el objeto y el suelo; y en el caso de un árbol, entre más grande está, también su mayor peso influye más sobre la gravedad, haciendo que el impacto de esa caída se incremente exponencialmente.

La idea detrás del dicho es que una persona que se cree estar en una condición más elevada en relación con el resto, cuando caiga de esa condición vana de pensar a causa de alguna humillación, el dolor de esa caída traerá mayor impacto sobre su ego.

En la Biblia tenemos la historia del rey Nabucodonosor, un hombre que había soñado literalmente ser un “árbol” que crecía muy fuerte, y que “su copa llegaba hasta el cielo” (Dn. 4:10-12). Pero en su visión miraba como desde el cielo llegaba su juicio, indicando que sería humillado si no se arrepentía de su soberbia (Dn. 4:13-17). Daniel le explicó el significado del sueño, pero también le dio el consejo de dejar su soberbia y que se arrepintiera (Dn. 4:27), pero el rey no escuchó, y Dios lo castigó con un problema físico-mental que lo mantuvo en una terrible condición por varios años hasta que se arrepintió (Dn. 4:28-34).

El pecado de la soberbia u orgullo es uno de los pecados que Dios abomina (Pr. 16:5), también se lo conoce como arrogancia, jactancia, altivez. Es la idea que tiene una persona de atribuirse grandeza en sí mismo por creer estar en una condición superior a los demás. Fue el orgullo lo que le llevó a Satanás a pecar cuando quería llegar a ser como Dios, ya que se veía a sí mismo superior a los demás ángeles y seres creados (Is. 14:11-15; Ez. 28:12-19).

Una persona realmente sabia es humilde (Pr. 11:2b). Muchos se creen “sabios” y andan divulgando su “sabiduría” con soberbia, pero eso no es congruente con el verdadero sabio. Aquel que ha alcanzado sabiduría bíblica entiende realmente que todo lo que sabe ha venido de Dios, y que hay alguien superior a él en conocimiento, el Señor. Además, el sabio bíblico reconoce que tiene limitaciones a causa del pecado, y que en verdad no hay mucho de que jactarse. Por otro lado, el sabio bíblico reconoce que la soberbia nubla la mente del altivo, lo que no le permite ver que tiene debilidades, por eso entiende que la jactancia no es provechosa. Y, por último, el sabio sabe que la soberbia trae consigo la deshonra, cuando después de haberse elevado hasta las nubes, viene algo que lo humilla, y con eso el dolor del oprobio (Pr. 11:2a).

El sabio llega a conocer la vida desde la perspectiva divina, y solamente a aquellos humildes de corazón les es dada la sabiduría. Pero esa misma persona puede volverse altiva después de adquirir conocimiento, cuando deja que ese conocimiento llene su mente de vanidad y jactancia por haber alcanzado esa sabiduría.

Cuidémonos de la soberbia, reconozcamos cada día que realmente somos personas imperfectas y limitadas, que no debemos dejarnos seducir ni atrapar por la vanidad, porque entonces nuestro corazón comenzará a apartarse de Dios, y pidamos al Señor que nos guarde de ese pecado.


Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: