Teniendo una fe como de “niño”


Haz clci sobre la imagen para que puedas ver el video de la publicación.

Marcos 10:13-16

“Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.”

  1. Jesús reprende la falta de valorización a los niños por parte los discípulos.
  2. El Maestro les recuerda que los niños tienen un “estatus” especial dentro del reino de Dios.
  3. Cristo advierte a los oyentes que su fe debe ser como la de un “niño” para poder entrar en el reino de Dios.

Muchos de nosotros podemos pasar por alto la importancia que existe el atender la necesidad espiritual de los más pequeños. Los niños, al igual que todos los jóvenes y adultos, tienen necesidades espirituales que deben ser atendidas.

Los padres de los niños estaban trayendo a sus infantes para que Jesús los bendiga (Mr. 10:13); de la misma manera, nosotros debemos esforzarnos con nuestros niños para acercarlos a Dios por medio de la Palabra y la enseñanza para que conozcan de Jesús y sean bendecidos.

En el versículo 14 vemos una verdad bíblica muy importante a considerar. Jesús les dice que los niños (infantes) tienen un acceso directo en Su reino. Esto no quiere decir que un niño no sea pecador, pues todos nacemos bajo la condición de pecado (Ro. 5:12; comp. Sal. 51:5). Lo que nos da a entender el Señor es que, los niños pequeños, al no tener una capacidad intelectual apropiada por la edad, no pueden discernir correctamente entre lo bueno y malo, y bajo esa condición temporal dada por la edad, ellos tienen la gracia de participar de la salvación.

Ahora, cuando el niño ya comienza a desarrollar conciencia de sus actos, entonces ya es responsable moral ante Dios, por lo tanto, necesita arrepentirse de sus pecados y pedir perdón para poder ser salvo.

En cuanto a nosotros, los jóvenes y adultos, para poder entrar en el reino debemos tener esa fe de un niño (Mr. 10:15). Debe ser confiada, que genera dependencia de Aquel a quien confiamos; debe ser sencilla, porque no llega con tantos cuestionamientos ni prejuicios para poder aceptar la salvación abiertamente; y debe ser humilde, porque reconoce que no hay nada en uno mismo que le permita obtener esa salvación por méritos propios.

¿Cómo es nuestra fe? ¿Podemos confiar en Dios como niños para ser salvos o tenemos obstáculos que nos impiden creer como ellos?



Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: