Belleza desperdiciada

Mira el video de la lección

Proverbios 11:22
“Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo
Es la mujer hermosa y apartada de razón.”

La belleza puede ser valorada en todo lugar, y a cada paso que caminamos, podemos ver personas que, por su atractivo físico pueden llamar la atención, pero ¿es la belleza física todo lo que se debe admirar de una persona?

Lamentablemente, y de forma despreciativa, muchas veces en los canales de televisión o en las redes sociales se observa cuando en los concursos de belleza ciertas candidatas manifiestan poca aptitud para ganar cuando en sus respuestas a las diferentes preguntas no pueden responder apropiadamente ante la audiencia, y en esos momentos, o por nervios o falta de preparación, las respuestas dejan mucho que desear, y eso afecta las posibilidades de ganar ante el jurado.

De alguna manera, este ejemplo nos da la idea de la necesidad de que una persona no debe ser valorada por la belleza física nada más, sino también por su capacidad intelectual y su razonamiento.

En las diferentes traducciones en español podemos ver que el versículo 22 del capítulo 11 de Proverbios tiene diferentes palabras o frases para traducir la frase en hebreo «sarat táam» que en este pasaje se traduce como “apartada de razón”, “carece de discreción”, “indiscreta”, “fatua”, “falta de razón”.

Así podemos ver que la belleza física o el atractivo de una persona, sea ésta un hombre o una mujer, no tiene real valor cuando no va acompañada de una capacidad de razonar o actuar apropiadamente en la vida. El autor de este versículo compara a la belleza física como un “zarcillo de oro” que es colocado en el hocico del cerdo, el cual, cuando come no valora lo que tiene, y mete su hocico en cualquier lugar sin razonamiento o valorización de lo que tiene en su nariz.

El autor nos quiere llevar a meditar en una combinación no favorable cuando la persona no se comporta bien, aun a pesar de que físicamente pueda tener su atractivo. La palabra «sarat» que habla de estar apartado, es más bien la referencia a una persona que rechaza o da la espalda a la razón, una persona que voluntariamente no quiere razonar apropiadamente, sino que se deja llevar por su impulso de pensar o actuar mal, y es ahí donde esa persona voluntariamente desprecia su virtud física cuando se deja llevar por su falta de discreción o razón, y ese puede ser un comportamiento muy negativo.

Actualmente mucho se da énfasis solamente a la belleza física, y por todos lados, el movimiento “moral” del mundo solo quiere resaltar la belleza física, y poca importancia dan al comportamiento de las personas o su manera de razonar. Nosotros debemos aprender a valorar el todo de la persona, pues eso le da valor real de quien es. Lo físico es superficial y temporal, pero su comportamiento y razonamiento es algo que irá con la persona siempre.

No es la idea de despreciar la belleza como tal, pero más bien, se debería exaltar atributos como la piedad, el buen juicio, y el buen comportamiento en nuestras vidas, porque a la final eso es lo que nos ayudará a vivir en gracia ante Dios y ante los hombres.


Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: