¿Hay alegría por la justicia?

Mira el video de la lección

Proverbios 11:10-11
“En el bien de los justos la ciudad se alegra;
Mas cuando los impíos perecen hay fiesta.

Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida;
Mas por la boca de los impíos será trastornada.”

Para la rendición del la Alemania Nazi y el contentamiento de todas las Fuerzas Aliadas se firmaron dos capitulaciones, una el 7 de mayo y la otra el 9 de mayo de 1945. Pero tras la primera firma, la alegría de todos los que vivían en Estados Unidos y en Europa Occidental embargó sus corazones al conocer la noticia del fin de la guerra contra Alemania. El 8 de mayo, tanto en Chicago, Nueva York, Londres y Paris las personas salieron a las calles para celebrar el triunfo aliado; para ellos, era el triunfo de las Fuerzas Aliadas y el fin de las atrocidades ocasionadas por la Alemania de Hitler.

Cuando una persona justa está a cargo de un gobierno local o seccional, o de alguna entidad, sea pública o privada, la alegría que llega al corazón de aquellos bajo su mando es muy grande. El comportamiento de esa persona siempre va a ser motivo de gozo para aquellos que miran con agradecimiento el buen comportamiento y las buenas acciones que esa persona toma en favor de todos (v. 10a).

Pero, en cambio, cuando es una persona mala o pecadora quien está al frente, sus malas acciones siempre van a traer malestar a los demás, y ellos solo se alegrarán cuando esa persona ya no esté en esas funciones o muera (v. 10b). La opresión, la injusticia, la inmoralidad de conciencia de aquellos obran impíamente cuando están al mando de algún cargo siempre van a traer pena a los demás, pero cuando esa persona no está, todo cambia.

La obra del justo no solo que trae alegría, sino que viene con la bendición de Dios. Cuando una persona temerosa de Dios sirve en algún cargo importante, esa persona no solo que hace obras justas, sino que Dios puede bendecir por medio de ello a la ciudad, así como lo fue el tiempo que José sirvió en Egipto como gobernador para el Faraón (v. 11a).

Muchos de nosotros cumplimos alguna función importante en nuestro trabajo, los padres son líderes en sus hogares, y muchos servimos en la iglesia del Señor, y nuestra obra justa siempre será de bendición para aquellos a nuestro alrededor y motivo de alegría para todos.

Pero imagínese si nuestro comportamiento no es el adecuado, cuanto mal estaremos haciendo para los que nos miran, y cuanto pesar debe estar llegando al corazón de ellos.

Comprometámonos a actuar justamente siempre, no importa en donde estemos desarrollando nuestras actividades, seamos motivo de alegría y fuente de bendición para otros. Oremos por aquellos que obran bien en algún cargo público y demos gracias a Dios por ellos; y pidamos, para que aquellos que obren mal cambien su comportamiento o dejen su cargo para alguien piadoso que pueda bendecir a todos por sus buenas acciones.


Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: