El día que reinará la justicia

Mira el video de la lección

Proverbios 11:4-8
“No aprovecharán las riquezas en el día de la ira;
Mas la justicia librará de muerte.
La justicia del perfecto enderezará su camino;
Mas el impío por su impiedad caerá.
La justicia de los rectos los librará;
Mas los pecadores serán atrapados en su pecado.
Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza;
Y la expectación de los malos perecerá.
El justo es librado de la tribulación;
Mas el impío entra en lugar suyo
.”

Vivir en un mundo donde la injusticia impera y en donde la maldad parecería que gobierna sobre los rectos, daría la impresión de que no hay quien haga pagar correctamente al impío y los justos siempre tenga que sufrir. Pero la verdad es que no es así.

Si bien, a causa del pecado la maldad parecería que no tiene juez, lo cierto es que tarde o temprano las malas acciones tienen que ser pagadas por aquellos que obran mal.

En el pasaje de estudio aprendemos que ni las riquezas serán suficientes para aquellos que un día tengan que pagar por sus malos actos, sea en esta vida o en la eternidad. Y aunque muchos sobornan a las autoridades aquí en la tierra, ante el Juez Supremo, nada de lo que hagan les podrá ayudar. En cambio, al justo, su buen comportamiento le podrá librar de una tragedia (v. 4).

El justo, por su buen deseo de hacer lo recto siempre, siempre encontrará la manera digna de vivir haciendo el bien, pero el impío tarde o temprano caerá por su pecado, y ahí será muy difícil recuperarse (v. 5). El pecado de los malos tarde o temprano obrará sobre el impío como una trampa del cual no van a poder salir (v. 6; Comp. Stg 1:13-15).

El impío siempre pone su esperanza en sí mismo y en lo que puede lograr para enfrentar el futuro, pero llegará el día cuando nada de lo que tenga a su alcance lo librará del mal, y ahí se quedará destrozado, pues no tendrá esperanza de nada (v. 7).

Como retaliación en contra del injusto, cuando llegue el día en que venga la justicia para el justo, todo lo que haga en mal en contra de su prójimo le vendrá sobre él, y ahora será el impío quien tenga que pagar por su maldad, y con ello vendrá la tribulación (v. 8). Dios tarde o temprano hará pagar al impío, sea aquí en esta vida o en la eternidad (Dt. 32:35; Ro. 12:19; He. 10:30).

Pero también recordemos que hay una implicación eterna en este pasaje, y es que, todos por nuestras injusticias tendremos que pagar por nuestros pecados (Ro. 6:23). Pero Dios en Su misericordia quiere perdonarnos para librarnos del castigo eterno, y la única manera de hacerlo es mediante la fe en Jesús, Quien ya pagó por nuestra maldad en la cruz; ahora nosotros debemos poner nuestra esperanza en Él, pedir perdón y clamar para que nos salve de nuestra condenación, y solo así seremos librados del castigo eterno, y seremos declarados justos (Ro. 5:1; 8:1).


Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: