¿Está esperando su bendición hoy?

Mira el video de la lección

Proverbios 10:6

“Hay bendiciones sobre la cabeza del justo;
Pero violencia cubrirá la boca de los impíos.”

La vida junto al Señor está llena de bendiciones, el amor de nuestro Padre Dios es infinito y su fidelidad es incomparable (Sal. 36:5). Cuando una persona decide vivir para Dios en obediencia y entrega su voluntad a la de Él, entonces aprende a conocer que las bendiciones del Señor caen como lluvia constante sobre su vida.

Desde el momento que una persona pone su esperanza en Cristo como su Salvador, desde ese instante el creyente entra a formar parte de la familia de Dios (Jn. 1:12, 13). Aprende a conocer a su Padre Celestial, y ello le pone en una posición de privilegio que le asegura una herencia eterna junto a Cristo (Ro. 8:17).

Además, desde ese momento de la salvación el creyente entra bajo el cuidado del Pastor (Sal. 23:1-6), relación en la que vemos el cuidado amoroso de nuestro Pastor que está presto a cuidarnos, alimentarnos, guiarnos, fortalecernos, guardarnos y bendecirnos todo el tiempo porque Su tierno amor estará sobre nosotros a cada instante.

En esa relación también se desarrolla una comunión directa con el Pastor, en donde la oveja puede escuchar Su voz y conocer Su voluntad para aquellos que estamos bajo su cuidado, por lo tanto, sabemos que podemos conocer lo que Él desea para nosotros y aprender a caminar con Él (Jn. 10:27-28).

Cuando el creyente aprende a obedecer a Dios entonces vienen las bendiciones que acompañan a esa obediencia. No solo que Dios cuidará de cada paso del creyente, sino que lo prosperará en su caminar, obrando en favor de Su hijo y haciendo que todo lo que haga salga bien (Jos. 1:7, 8).

No debemos olvidar que Dios ha preparado una vida llena de frutos para todos aquellos que hemos sido salvos (Ef. 2:8-10), y, por lo tanto, si seguimos en esa obediencia y dependencia con Dios, podremos caminar en las “buenas obras” que Él ha preparado para nosotros para que caminemos en ellas, asegurándonos una vida fructífera.

Y, por último, cuando caminamos junto a Él, nuestra comunión junto a Dios irá creciendo, nuestra confianza aumentando, nuestro carácter cambiando, y Sus promesas hacia nosotros seguirán cumpliéndose, por lo que todo el tiempo será de bendiciones. Bien nos dice el versículo hoy que “hay bendiciones sobre la cabeza del justo”, sobre aquel que no solo es salvo, sino que vive justa y santamente en obediencia; pero para el impío hay “violencia” (Pr. 10:6).

¿Y usted, está viendo caer en su vida la lluvia de bendiciones?


Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: