¿Cómo son las personas estafadoras?

Mira el video de la lección

Proverbios 6:12-15

“El hombre malo, el hombre depravado,
Es el que anda en perversidad de boca;
Que guiña los ojos, que habla con los pies,
Que hace señas con los dedos.
Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo;
Siembra las discordias.

Por tanto, su calamidad vendrá de repente;
Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio.”

Cuando era niño me gustaba leer un cuento que se titulaba: “El traje invisible del rey”. En esta historia, el rey pagó una cantidad muy alta de dinero para que el sastre real le confeccionara un traje que lo usaría en una marcha muy importante. El sastre nunca hizo nada para el rey, engaño al rey que estaba utilizando una tela que era solamente visible para las personas inteligentes, y como el rey no lo pudo ver, no dijo nada, para que no lo catalogaran de tonto. Al final, el rey desfiló sin traje, porque pensaba que se estaba poniendo algo que solo los sabios y entendidos lo verían, pero todo fue un engaño.

¿Cómo se sentiría usted si fuese el rey de esta historia? Nadie quiere ser engañado o estafado porque genera gran indignación, y más cuando detrás de ese engaño hubo una gran pérdida.

Generalmente el estafador es alguien “malo” y “depravado”, quien siempre busca utilizar la lengua para engañar a las personas y hacerles saber que están ahí para brindar una ayuda, pero en verdad, lo único que buscan es el beneficio propio a costa de los inocentes que caen en su maldad (v. 12).

Muchas veces los estafadores tienen cómplices para su engaño, personas que se prestan a las artimañas para hacer creer a las personas que realmente ofrecen algo valioso, o estos cómplices están ahí para colaborar de alguna forma.

Para esto, los estafadores utilizan señas corporales para comunicarse con sus cómplices, ya sea por el juego de los ojos, movimientos de pies o manos que utilizan para verificar alguna estrategia establecida con los otros compañeros del mal (v. 13).

Todo esto tiene una sola fuente de origen: “su corazón” torcido y perverso (v. 14). Los engañadores son personas que constantemente andan maquinando hacer el mal. No descansan hasta encontrar formas de aprovecharse de los demás por medio de sus tretas; y no solo que son malos, sino que muchas veces, para lograr sus metas pueden sembrar “discordias” o separar a alguien de los demás para alcanzar sus deseos.

Lo que podemos hacer para evitar sufrir de estos engaños es pedirle a Dios que nos libre de la mano de aquellos que van a querer hacernos daño (Sal. 71:4). Podemos pedirle que nos de discernimiento y estar atentos a cualquier señal o palabra de engaño. Y recordemos que el fin de ellos tarde o temprano llegará, que Dios no dejará que su vida sea prosperada por mucho tiempo, sino que, al contrario, algún día estarán en “calamidad” y “quebrantados” (v. 15).

Este es el mismo carácter del diablo. Él constantemente anda buscando a quien devorar (1 P. 5:8) con sus engaños (Jn. 8:44), y aquellos que engañan tienen su mismo carácter, y un mismo fin (1 TI. 4:1; 2 TI. 3:13; Tit. 1:10; 2 Jn. 1:7)


Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: