¿Consagrarlo a Dios para ser destruido?

Mire el video de la lección

Josué 6:17-19

Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos. Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis. Mas toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová.”

Josué 7:1-8

Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó del anatema; y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel. Después Josué envió hombres desde Jericó a Hai, que estaba junto a Bet-avén hacia el oriente de Bet-el; y les habló diciendo: Subid y reconoced la tierra. Y ellos subieron y reconocieron a Hai. Y volviendo a Josué, le dijeron: No suba todo el pueblo, sino suban como dos mil o tres mil hombres, y tomarán a Hai; no fatigues a todo el pueblo yendo allí, porque son pocos. Y subieron allá del pueblo como tres mil hombres, los cuales huyeron delante de los de Hai. Y los de Hai mataron de ellos a unos treinta y seis hombres, y los siguieron desde la puerta hasta Sebarim, y los derrotaron en la bajada; por lo cual el corazón del pueblo desfalleció y vino a ser como agua. Entonces Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta caer la tarde, él y los ancianos de Israel; y echaron polvo sobre sus cabezas. Y Josué dijo: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan? ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán! ¡Ay, Señor! ¿qué diré, ya que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos?”

La palabra “anatema” en el A.T. se utilizaba para referirse a algo que era entregado como ofrenda para ser destruido, algo que no podía ser redimido y que estaba destinado a la destrucción.

Muchas de las cosas que se presentan a Dios son ofrendas buenas que generalmente se entregan como sacrificio en señal de adoración, pero en el caso de una anatema, era algo vil o algo sustraído de todo empleo humano y que se lo entregaba como algo maldito para que Él lo destruya, o se lo destruía en la presencia de Dios como señal de reconocimiento de la Santidad de Dios frente a la vileza de lo que se destruía.

En el A.T. muchas veces un botín de guerra era considerado anatema, y se lo entregaba a Dios como señal de rechazo ante quien lo poseía o de la procedencia de este (Dt. 13:17; Jos. 6:16 ss), y el incumplimiento de este hecho era considerado como una obra abominable (1 S. 15:21). De ahí que el momento en que Acán tomó del botín de Jericó (Jos. 7:1), Dios se enfureció no solo con el prevaricador, sino también con todo el pueblo.

El castigo del Señor ante este hecho fue el no ayudar en la conquista de Hai (Jos. 7:2-5), lo que trajo indignación en Josué y una profunda depresión y consternación. Él no sabía que había sucedido, y por lo tanto buscó a Dios para que le ayudara a entenderlo. El Señor le responde explicándole lo que estaba aconteciendo (Jos. 7:10 ss).

Los mandamientos de Dios deben ser sagrados para nosotros, una norma que no debe ser ignorada o menospreciada. Lo que Dios dice, así se debe hacer. Lo sucedido en Jericó fue grave porque el Señor estaba desde el inicio marcando la pauta que, si Israel iba a tomar posesión de la Tierra Prometida, el pueblo debía seguir al pie de la letra lo ordenado por Dios.

Además, el que se destruyera todo en Jericó era señal de juicio contra las naciones paganas que no habían buscado al Señor. Jehová le había dicho a Abraham que no le entregaba la tierra aún porque todavía no era tiempo de juicio, pero que cuando sus hijos volvieran, entonces Él juzgaría a los amorreos (Gn. 15:16).

Dios es santo y justo, sus caminos rectos, y sus propósitos eternos; seguirle a Él demanda entender que el Señor sabe lo que hace, y nosotros debemos honrarle con nuestra obediencia plena, no a medias.

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: