Dios ya ha venido obrando

Mire el video de la lección

Josué 2:15-24

“Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro de la ciudad, y ella vivía en el muro. Y les dijo: Marchaos al monte, para que los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis por vuestro camino. Y ellos le dijeron: Nosotros quedaremos libres de este juramento con que nos has juramentado. He aquí, cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare. Y si tú denunciares este nuestro asunto, nosotros quedaremos libres de este tu juramento con que nos has juramentado. Ella respondió: Sea así como habéis dicho. Luego los despidió, y se fueron; y ella ató el cordón de grana a la ventana. Y caminando ellos, llegaron al monte y estuvieron allí tres días, hasta que volvieron los que los perseguían; y los que los persiguieron buscaron por todo el camino, pero no los hallaron. Entonces volvieron los dos hombres; descendieron del monte, y pasaron, y vinieron a Josué hijo de Nun, y le contaron todas las cosas que les habían acontecido. Y dijeron a Josué: Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país desmayan delante de nosotros.”

¿Ha pensado usted alguna vez que Dios ya ha venido obrando en algo que Él va a hacer o simplemente el Señor obra en el momento que usted comienza a obedecer?

El conocimiento de la constante obra de Dios antes, durante, y después de la obediencia de un creyente es muy importante para reconocer que el Señor ha venido preparando todo antes de que nosotros actuáramos, y que es un paso más en el plan que Él ha venido ejecutando desde el inicio de Su creación hasta el final en la eternidad.

Lo emocionante de ver a Dios obrar es poder observar que Él ya ha venido haciendo cosas que favorecerán el desarrollo de Sus planes, y que nosotros somos partícipes en esas etapas cuando obedecemos.

Cuando Dios va a salvar a una persona con el evangelio, cuando Él va a proveer de comida a un necesitado, cuando el Señor se dispone a proveer de un trabajo a alguien, y otros ejemplos más, son solo momentos que expresan el trabajo continuo de Dios. Jesucristo lo dijo muy claramente: “… Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Jn 5:17).

Cuando los espías llegaron a Jericó, ellos talvez nunca se imaginaron que se encontrarían con una mujer que participaría en la obra de Dios. Cuando ingresaron en casa de Rahab ellos no esperaban que esta mujer pagana los vaya a proteger, y después les vaya a contar que el temor de Dios había venido a consternar por completo al pueblo en la ciudad, ni menos les ayudaría a escapar (v. 15-21).

El testimonio de la obra de Dios era muy conocido entre el pueblo de Jericó, y por eso su “corazón” estaba desalentado y no había “quedado más aliento en hombre alguno” (Jos. 2:11). Es por ello que al llegar con el reporte los espías dijeron a Josué: “Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país desmayan delante de nosotros” (v. 24). El tiempo del verbo “ha entregado” es pasado perfecto, algo ya completado, diciendo en otras palabras: Estamos seguros de que Dios nos ha dado todo el territorio…” (TLA). Todo estaba ya listo, solo tenían que levantarse y tomar posesión.

Cuando deseamos servir al Señor, debemos recordar que Su trabajo es constante, todo está coordinado detalladamente, y lo que hacemos es unirnos en Su obra eterna. Si todo está así de planificado y estructurado, entonces ¿qué es lo que nos detiene para obedecerle? Levantémonos en confianza y sigamos Sus planes para nosotros, y diremos como los espías: ¡“Dios nos ha dado todo”!

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: