Dios nos da para dar

Mire el video de la lección

2 Corintios 9:8-11

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.”

  1. La palabra “poderoso” habla de la capacidad física o moral de una persona para hacer una cosa, y en este caso, Pablo lo dice en relación con Dios, quien es “poderoso… para hacer que abunde… toda gracia”.El Señor tiene la capacidad de llevarnos a actuar de acuerdo con Su voluntad, poniendo en nosotros la “gracia” de dar, pero no solo el buen deseo, sino que provee materialmente “todo lo suficiente” para abundar en “toda buena obra”. Nos capacita con el buen deseo y con lo materialmente necesario para que podamos dar en abundancia. (v. 8)
  2. No se debe olvidar que Dios es quien provee todo, y de lo que Él nos da para administrar nosotros damos. Los recursos son de Él, y “de lo recibido de (Sus manos) … damos” (1. Cr. 29:14).
  3. Para afirmar lo dicho, Pablo cita un pasaje en Salmos para recordar a los hermanos en Corinto que el Justo Dios, fiel como siempre, da a todos para cubrir las necesidades de todos, y así todos podamos dar para cubrir las necesidades de los demás, y viceversa. (v. 9; Comp. Sal. 112:9)
  4. Utilizando ejemplos de la vida, Pablo les alienta a los hermanos a dar, recordando que Dios provee lo que necesitamos para que nosotros demos con “liberalidad”, haciendo que nuestras dádivas se conviertan en “frutos de… justicia” (v. 10-11).

Dios nos da para que demos, esta es la mejor parte de la enseñanza. Si nosotros somos conscientes de esta realidad, nos daremos cuenta que el Señor constantemente nos ha provisto a nosotros para que, administrando sabiamente los recursos recibidos de Él , los usemos con prudencia y diligencia.

Algo así como el niño de 4 años que va a la iglesia con el padre de familia, y que cuando viene el momento de la recolección de las ofrendas, el papá le da una moneda al niño para que lo ponga junto a las demás ofrendas. El niño se emociona dando el dinero, pensando en sí que lo que hizo fue algo muy bonito, pero a la final quien dio fue el padre, pero quien llevó el reconocimiento de todos los presentes ante los ojos del niño, fue el niño mismo.

De esta forma se ilustra aquí lo que Pablo nos enseña en relación a cómo Dios nos provee de los bienes materiales para que nosotros demos. Y muchas veces Dios nos probará en fe para que demos confiando en lo que Él proveerá y no en lo que tenemos por seguro. Hablando de ello, Pablo les dijo a los hermanos en Filipos que estaba muy agradecido por la ofrenda que ellos constantemente daban para la obra misionera, y así poder cubrir sus necesidades (Fil. 4:14-18). Les afirmó que “Dios… suplirá todo lo que (les pueda hacer) falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil. 4:19).

Dios, no solo quiere que demos, sino que, si somos obedientes, contará nuestra obediencia como “fruto” de “justicia” que “abunde” en nuestra “cuenta”. (2 Co. 9:10; Fil 4:17)

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: