Impulsado por Su amor

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

2 Corintios 5:11-15

“Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias. No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón. Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros. Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”

  1. Pablo quería hallar una respuesta favorable del lector ante la petición un cambio de vida (“persuadimos a los hombres”). Él motivaba esta respuesta con “temor del Señor”, ya que conocía a Dios, y en reverencia estaba solicitando una consideración piadosa y debida de cada creyente (v. 11).
  2. La intención del apóstol era santa, pues no buscaba su propia gloria o beneficio, sino que la exhortación venía del puro afecto en favor de los hermanos en Corinto. Estaba cuidando a la iglesia de no apartarse tras aquellos que se gloriaban en sí o que buscaban beneficio, como los falsos maestros que estaban entre los corintios dañando a la iglesia (v. 12).
  3. Pablo, apasionado por Dios, vivía de tal manera que los demás lo consideraban un loco fanático, pero para los corintios él vivía de acuerdo con el conocimiento y el temor de Dios (v. 13).
  4. Pablo, al ver “el amor de Cristo”, que lo llevó a morir en la cruz para dar salvación a quienes lo aceptan, se sentía impulsado, constreñido, a morir a sí mismo para vivir “para aquel que murió y resucitó” por todos. La locura apasionada generada en Pablo era el resultado del conocimiento de tan gran sacrificio de amor que le otorgaba perdón y salvación, y ahora vivía en retribución a dicho “amor” (v. 14, 15).

La entrega de amor de Cristo no solamente nos debe llevar a la salvación por medio de la fe en Su obra de redención, sino que nos da un ejemplo y razón para vivir para cumplir la voluntad de Dios de forma entregada.

Muchos viven para sí mismos, entregados a sus propios valores y deseos egocentristas. Otros en cambio, viven para otros, para complacer a alguien a o alguna corriente del mundo. Pero pocos, y solamente los que conocen del amor de Dios en Jesús, saben que no hay nada más significativo que vivir para nuestro Redentor.

Nuestra meta siempre será agradar a Dios en todo, recordando que fuimos creados para adorarle a Él con nuestras vidas (Mt. 22:37, 38). Pero para Pablo, su consagración no nacía por un mandamiento nada más, sino como resultado de su comprensión del amor y sacrificio de Jesús (2 Co. 5:14). Para él, el vivir para Cristo significaba la manera apropiada de vivir, por el ejemplo de amor que Cristo nos dejó, y por agradecimiento de tan gran sacrificio.

Si la gente nos pudiera “tildar” de algo, que nos digan que estamos locos por nuestra pasión por el Señor. No todo el mundo comprenderá esa entrega, pero para quienes hemos conocido a Cristo, esa pasión tiene fundamento y propósito. ¡Si alguien me llama loco, que sea por Cristo!

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: