Mirando y reflejando… Su gloria

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

2 Corintios 3:7-18

“Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación. Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, en comparación con la gloria más eminente. Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece. Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido. Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”

  1. Pablo, continuando con la enseñanza de la capacidad recibida por Dios para ministrar (2 Co. 3:5, 6), indica que Moisés también había sido ministro capacitado por Dios para dar a conocer el misterio glorioso de la Ley (v. 7), mismo que no se iguala con la mayor gloria del misterio de la obra de Cristo (v. 9-11).
  2. Cuando Dios dio a Israel por medio de Moisés las tablas de la Ley, la manifestación de la gloria y el poder de Dios se manifestaron ante ellos para que pudieran de alguna manera conocerlo más (Éx. 19, 20; 34:27-35). En esos días Dios se manifestó gloriosamente, tanto que Su gloria quedó impregnada en el rostro de Moisés por algún tiempo (v. 13; Comp. Ex. 34:29-33). Pero era gloria no se compararía con la manifestación y la obra del Señor Jesús.
  3. La gloria de la obra de redención es mayor, porque como lo dice Pablo, esta obra no es de muerte como la primera (v. 6-9), sino para dar justificación (v. 9) y vida (v. 6).
  4. En la Ley quedó bajo velo la gloria de Dios por el endurecimiento del corazón del hombre y por ser un pacto perecedero, por lo que no pueden mirar más ampliamente a Dios, sino por la obra de Cristo (v. 14, 15), Quien nos quita el velo y nos permite conocer más a Dios (v. 16; Comp. Jn 1:18; 14:7-9).
  5. En el momento que escuchamos el evangelio nuestro velo cae por obra del Espíritu Santo, y en ese instante nos convertimos al Señor y podemos mirar más ampliamente la gloria de Dios (v. 16, 17), gloria que, en la medida en la que el creyente pasa tiempo con Dios llega a mirar más de Su gloria, llega a ser cambiado, y ese cambio refleja a otros más de Quien es Dios (v. 18). Pablo usa la figura del espejo para expresar lo que miramos y/o se refleja en el espejo.

Cuando una persona escucha y recibe el mensaje del evangelio, la gloria de Dios en la obra de Cristo le es revelada, y esa gloria le transforma dando vida, cambiando su corazón y otorgándole un conocimiento mucho más amplio de Dios.

Esa transformación no queda ahí, ni debe ser así nada más. El creyente va siendo transformado día a día en la manera como él camina con Dios a través de una relación de amor y obediencia. Dios desea ir transformando a la persona, pero se requiere del creyente para que llegue a serlo. Esa transformación permanente se da al mirar diariamente a Dios a través de Su Palabra y en la obediencia a Ella, y en esa transformación el creyente va reflejando al mundo el poder transformador y glorioso de Dios.

¿Usted está reflejando la gloria de Dios al mundo? ¿Seguimos diariamente siendo “transformados de gloria en gloria” para ser más como Cristo?

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: