La “locura” a la que somos llamados

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

¿Por qué la predicación de la palabra de Dios parece cada vez menos aceptada y más rechazada por el mundo en el que vivimos?

¿Será que como cristianos estamos en lo correcto al permanecer fieles a ella aunque eso implique que tengamos que ir en contra de las corrientes filosóficas y métodos humanísticos que parecen tener más credibilidad y aceptación por el mundo hoy?

Pues estas son preguntas que no han surgido solo en nuestros tiempos, sino que a lo largo de la historia cristiana la iglesia ha tenido que considerarlas, y ha sido necesario defender la validez de la predicación como el método esencial para la comunicación de la palabra de Dios y el cambio del corazón humano (1 Co. 1.18-20).

Mucha de la sabiduría del mundo la encontramos concentrada en la psicoterapia moderna, las charlas motivacionales de supuestos grandes líderes que se promocionan como quienes tienen las respuestas para los problemas del ser humano, y en el coaching que está tan de moda actualmente en círculos profesionales.

El problema con estas corrientes de pensamiento es que tienen su origen en el orgullo humano, en la idea de que todo lo que necesitamos para vivir está en nosotros mismos, lo cual es totalmente contrario a lo que dice la Biblia, ella nos habla que nuestro corazón es perverso (Ro. 3.10-12) engañoso (Jer. 17.9) y que nuestro pensamiento está entenebrecido (Ef. 4.18) y embotado a causa del pecado (Mr. 6.52), así, nosotros no tenemos la respuesta correcta a los problemas de la vida.

Pero por varios años, la psicología se ha adjudicado la autoridad sobre estas problemáticas humanas y ha pretendido atender el alma de las personas, negando la existencia de una realidad espiritual, lo cual es totalmente contrario a lo que la palabra de Dios nos enseña (Sal. 14.1); y aunque pareciera que hay muchos puntos de conexión entre esta disciplina y la fe cristiana, ambas se separan desde el mismo punto de origen, porque ¿Qué hay en común entre ellas sí la psicología niega la existencia de Dios y su autoridad sobre el ser humano?

Por eso Dios ha decidido avergonzar todo tipo de sabiduría humana y en cambio obrar por medio de la proclamación de Su Palabra en la vida de los que creen.

Y es que la Biblia, que es donde hallamos la Palabra de Dios, es un libro especializado en el corazón del hombre; y esto es gracias a que fue inspirada por Su Creador, y ¿quién mejor para hablar de nuestros problemas que nuestro propio Creador?

Pero gracias a Dios, esta consideración sobre la predicación tiene un sustento muy firme en su misma Palabra, por eso el Apóstol Pablo hablándole a los creyentes de la ciudad de Corinto les dijo lo siguiente:

1 Corintios 1.21: “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.”

Así es, Dios ha decidido esconderse para la sabiduría humana, y en cambio revelarse por medio de la locura de la predicación de la palabra de la cruz.

Es cierto que ella parece locura en medio del humanismo y orgullo en el que vivimos, al fin y al cabo, pensar en la idea de que nos sometamos a la autoridad de la palabra de Dios va en contra de la corriente de este mundo.

Pero justamente por eso Dios ha decidido salvar a las personas de la muerte eterna por medio de la predicación, porque someterse a ella requiere humildad en nuestro corazón, para reconocer que la sabiduría que proviene de Él es la que tiene el poder para llevarnos a la vida eterna por medio de Jesús.

Y ¿cómo no confiar en la predicación de la palabra de Dios sí ella fue inspirada por Él, tiene el poder para enseñarnos, mostrarnos el error en nuestras vidas, convencernos de pecado y guiarnos a una nueva forma de vida? (2 Ti. 3-16-17). Ella es la única que logra penetrar hasta lo más profundo de nuestro ser y revelar la verdad de nuestros pensamientos y motivaciones (He. 4.12).

Por esto es que debemos permanecer firmes en la predicación bíblica, sabiendo que ella es el instrumento que el Espíritu Santo usa para llevarnos al conocimiento de Dios y de nosotros mismos, y es en la que hallamos la esperanza y dirección para vivir con propósito y para la gloria de nuestro Creador.

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: