¿Qué tan bueno es el regaño?

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

2 Corintios 2:1-4

“Esto, pues, determiné para conmigo, no ir otra vez a vosotros con tristeza. Porque si yo os contristo, ¿quién será luego el que me alegre, sino aquel a quien yo contristé? Y esto mismo os escribí, para que cuando llegue no tenga tristeza de parte de aquellos de quienes me debiera gozar; confiando en vosotros todos que mi gozo es el de todos vosotros. Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo.”

  1. Pablo había escrito la primera carta a los hermanos en Corinto para exhortarles en muchas áreas en las que se encontraban viviendo en desorden. Su propósito era enseñarles lo que es correcto para que, arrepintiéndose, cambien su comportamiento para bien y traigan asía gozo a causa del cambio. Pablo ya no quería ir nuevamente a estar triste por los corintios (v.1, 2).
  2. Además, Pablo no deseaba ver el rostro triste de los hermanos a quienes habría llegado la reprensión, si no, la alegría de un espíritu piadoso en ellos, quienes viviendo en obediencia se encontraban ahora con gozo y no contristados (v. 3).
  3. La reprensión había sido expresada no con ira ni indignación, sino por tristeza en el corazón de un pastor que veía como sus ovejas estaban descarriadas y necesitaban corrección. La carta había sido enviada por un corazón que deseaba lo mejor en la vida de los corintios (v. 4).

El regaño es el gesto o la expresión de disgusto que uno tiene cuando hay algo que ha provocado indignación o molestia. El regaño generalmente solo tiene el propósito de expresar ira ante lo injusto, pero pocas veces tiene el propósito de exhortar o instruir en lo bueno. Solo es una expresión de disgusto acompañado con palabras ásperas, lo que puede producir solo tristeza, dolor o rebeldía, pero pocas veces un cambio positivo.

En el regaño generalmente no hay expresiones de amor o deseo de perdonar, y casi siempre va acompañado con palabras hirientes. Bíblicamente el regaño no edifica, sino que destruye (Ef. 6:4; Col 3:8, 21).

Por otro lado, una exhortación bíblica es una reacción de amor que busca corregir lo malo, que desea el cambio apropiado, que expresa consideración y amor, que en medio de la indignación manifiesta paciencia, y que va acompañado del perdón.

Es decir, un regaño se diferencia de una exhortación no en la manifestación de la indignación, sino en las palabras que se usan y la motivación que le lleva a una persona a expresarlo. Si solo es para manifestar molestia, entonces ya es regaño; pero si está motivado por el amor al prójimo, todo cambia (Col 3:12-14).

Pablo había escrito su primera carta por su preocupación por los hermanos (2 Co. 2:4), y de la misma manera, nosotros podemos edificar las vidas de otros cuando bíblicamente expresamos nuestra indignación a otros, pero motivados por un profundo amor hacia ellos y hecho con una verdadera piedad expresada en nuestras palabras y gestos.

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: