Una buena práctica

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

1 Corintios 16:1-4

En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén. Y si fuere propio que yo también vaya, irán conmigo.”

  1. En este pasaje no se está haciendo referencia al diezmo, sino a la buena práctica de ayudar a los hermanos en necesidad a través de una ofrenda.
  2. La iglesia en Jerusalén estaba pasando persecución y hambre (Hch 11:28-30; Ro. 15:25, 26), y Pablo había enviado una notificación a los hermanos en Galacia para que recojan la ofrenda (Gá. 6:10), y ahora a la iglesia en Corinto.
  3. El “primer día de la semana” era el día que la iglesia se reunía para celebrar la resurrección de Cristo, y en este día se congregaban para la lectura de la Biblia y la adoración a Dios. Ya no se congregaban los sábados, sino que ahora lo hacían los domingos.
  4. La ofrenda iba a ser enviada en un tiempo futuro, así que decidieron recogerlo semanalmente para que no se tenga que recoger de una sola vez el día que llegaran los hermanos “designados” para llevar esta ayuda a Jerusalén.
  5. “Según haya prosperado” era que se debía dar en función a lo que Dios les proveía constantemente, una especie de un acto rutinario o frecuente para que se haga de una manera práctica y sistemática.
  6. El motivo de esta ayuda era apoyar a los necesitados. Esta práctica de generosidad sería una manifestación de un amor sincero y desprendido en favor de los hermanos (Comp. 2 Co. 8:1-5).

El amor verdadero se manifiesta de muchas formas, y una muy práctica es la generosidad, sobre todo cuando se mira la necesidad del prójimo. Pablo había alentado a los hermanos que se encontraban en Asía y Europa para que ayudaran con una ofrenda generosa a los necesitados en Jerusalén. Dicha dificultad era a causa de el hambre que estaba afectando a Judea, y la ayuda que se enviaría manifestaría el amor de los hermanos en favor de los necesitados hermanos.

Esta ayuda no tenía que ver con el diezmo, ya que era una dádiva de amor en favor de los hermanos.

Lo que aprendemos de este ejemplo de la ofrenda a los hermanos en Judea es el amor desinteresado y desprendido de las iglesias, y era manifestado de manera sistemática y constante. Ahora se puede ayudar de la misma forma para la extensión del reino a través de la ofrenda misionera, de una ofrenda para un proyecto específico, o una dádiva de amor al prójimo. El ofrendar es una manifestación de amor bíblico (1 Co. 13:4-8) que busca el bienestar de los demás o que permite participar para el mantenimiento de la obra.

En la Carta a los hermanos en Gálatas, Pablo les recuerda que debemos ayudarnos unos a otros, arrimando el hombro al llevar las cargas de los demás y sembrando para lo eterno. (Gá. 6:9, 10)

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: