Un Padre protector y sustentador

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

Mateo 2:13

“Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.”

  1. La historia del nacimiento de Jesús ilustra muy bien el hecho de que Dios es una Padre bondadoso con sus hijos. Cuando Cristo se encarnó Dios veló por el bienestar de nuestro Señor y lo libró del mal de formas maravillosas y discretas a la vez.
  2. Desde la concepción de nuestro Señor Jesús en el vientre de María, su vida se vio amenazada en varias ocasiones, una de ellas fue el desprecio que José quiso tener con María al enterarse que ella estaba embarazada sin que ellos dos se hubiesen unido como pareja (Mt. 1.18-21).
  3. En otra ocasión, Herodes intentó asesinar al Niño porque entendía que Él era el Mesías prometido por Dios para Israel, y creyendo que su trono estaría en peligro decidió actuar en su contra despiadadamente, mandando matar a todos los niños menores de dos años que vivían en Belén (Mt. 2.16).
  4. En ambos casos Dios obró a favor de Su Hijo y lo libró del mal. Convenció a José de permanecer con María y cuidar de Jesús; y ante la amenaza de Herodes, haría que José se llevara a su familia a vivir a Egipto, escapando así del peligro.
  5. Además de ser un Padre bondadoso, Él también es sustentador. Dios se encargó de proveer para Jesús todo lo que él y su familia necesitaban para vivir, de hecho, envió a unos sabios de Oriente que le llevaron presentes de muy alto valor y con los que es muy probable que hayan obtenido su sustento por algún tiempo.

Así como Dios protegió a su Hijo del mal que otros querían causarle, Dios también nos protege a nosotros del mal que pueda llegar a nuestras vidas, algunas veces somos testigos de la forma en la que nos protege y otras veces no nos damos cuenta, pero siempre está cuidándonos.

Dios es bueno, Él nos cuida de todo mal que no haga parte de su plan para nosotros, Satanás en cambio, está totalmente empeñado en hacernos daño, y él usa cualquier arma para atacarnos, él quiere destruirnos, robar lo bueno que haya en nosotros y matar áreas de nuestras vidas que le den la gloria a Dios.

¿De quién creemos que provienen las masacres, torturas, abusos, mentiras, traiciones, el hambre qué hay en el mundo, los abortos y más cosas terribles que vemos cada día?… de Satanás, él es malo y realmente quiere destruirnos. El placer que nos promete enmascara la porquería con la que quiere hacernos daño.

Así como Dios nos cuida del mal, también nos provee todo lo que necesitamos, Él conoce nuestras necesidades y quiere que tengamos la confianza de que Él va a suplirlas para que, en vez de enfocar nuestras vidas en cubrirlas por nuestra cuenta, dediquemos tiempo a conocerlo y vivir con gozo en Él (Mt. 6.25-33).

Vivamos confiados en nuestro Padre, su protección está presente en nuestras vidas en todo tiempo y su provisión es evidente cuando le amamos y le buscamos a Él primeramente.

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: