Envanecimiento, el peligro del conocimiento

Haga clic en la imagen para que pueda ver el video de la lección

1 Corintios 8:1-3

“En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica. Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo. Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él.”

  1. Pablo va a introducir una enseñanza sobre la participación de los alimentos sacrificados a los ídolos, tema que abordaremos en nuestra siguiente enseñanza. Pero antes de introducir ese tema, inicia mencionando que “el conocimiento envanece, pero el amor edifica”.
  2. Pablo menciona que todos conocían ya la diferencia entre Dios y los ídolos, y lo que representaba sacrificar alimentos a los ídolos.
  3. Les recuerda también que aún han llegado al conocimiento pleno, que su conocimiento es limitado (1 Co. 8:2).
  4. También les recuerda que el Único que sabe todo es Dios, y Él conoce a quienes le han llegado a conocer y amarle, y quienes no.
  5. No quiere decir que no identifica a los demás, sino que la expresión “conocido por él” hace referencia a una relación personal de cada creyente basada en el conocimiento de la verdad de Dios por parte del hombre a través de Cristo, y su relación con Él. Pues Su Hijo es el medio o “camino” para el conocimiento de Dios (Mt. 11:27; Jn. 1:18; 10:14-15; 14:6).
  6. Pero aclara que ese conocimiento de Dios puede llevar a la persona al envanecimiento cuando ello no es usado apropiadamente. Lo único que puede ayudar en la edificación de los demás creyentes es actuar con conocimiento y amor, no solo “gnosis”.

El problema en la iglesia en Corinto era que muchos creyentes que ya tenían tiempo asistiendo a la iglesia no estaban actuando con “amor” en favor de aquel creyente “débil” quien, sin conocer las diferencias, se sentía agraviado por el acto irresponsable, vano y sin amor de aquel creyente que con “conocimiento” tenía cuando comía de alimentos dados a los ídolos (1 Co. 8:7-11).

El principio del amor nos enseña que cada persona debe actuar en consideración al hermano, no mirando su propio bienestar, sino el de los demás (Ro. 14:15). Además, un conocimiento sincero y puro de Dios debe transformarnos a actuar con humildad, mirando con sencillez la debilidad de los demás y considerándolos como más valioso que uno (Fil. 2:3-5).

Santiago nos dice que la persona sabia y entendida debe mostrar por su comportamiento un uso apropiado de ese conocimiento. Una persona que conoce bien a Dios no actuaría con “contención”, sino, de una manera “pura, … pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía” (Stg. 3:13-18).

No permitamos que nuestro conocimiento de Dios nos envanezca. Miremos como actuamos con relación al comportamiento de otros, y veamos si solamente actuamos con verdad y sin amor. Si esto está ocurriendo, entonces ese conocimiento no nos está edificando a nosotros mismos, y no edificará a los demás. Pero, si con amor utilizamos lo que sabemos de Dios, ese conocimiento va a ser provechoso para todos.

Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: