Desde la antigüedad lo había planeado



2 Reyes 19:25

¿Nunca has oído que desde tiempos antiguos yo lo hice, y que desde los días de la antigüedad lo tengo ideado? Y ahora lo he hecho venir, y tú serás para hacer desolaciones, para reducir las ciudades fortificadas a montones de escombros.”

  1. Esta fue una parte de la respuesta de Dios en contra de Senaquerib, el rey asirio que intento invadir Jerusalén y los amenazó, argumentando que Dios no podría salvarlos de su mano.
  2. Esta entre muchas otras fueron las amenazas que Senaquerib confesó contra Dios y su pueblo.
  3. Ezequías acudió a Dios por medio del profeta Isaías y le pidió que los liberará del asedio asirio, entendiendo que ellos no tenían esperanza a menos de que Dios interviniera soberana y poderosamente a favor de ellos.
  4. Dios respondió la oración de Ezequías, determinando el futuro de vergüenza y humillación que habría de vivir como resultado de haberse revelado contra Dios y haber injuriado su Nombre. Definitivamente antes de la caída es el orgullo (Pr. 16.18).
  5. Estas palabras de nuestro Dios nos dan un marco general de su soberanía y dominio sobre todos los acontecimientos del mundo.

Dios tiene total conocimiento de cada cosa que sucede en nuestras vidas, de hecho, Él es quien nos moviliza y también a otros para cumplir con sus propósitos presentes y eternos, Dios conocía perfectamente la amenaza por la que estaba pasando su pueblo, y había sido Él quien le había dado a Senaquerib el poder sobre esas ciudades que derrotó y dominó.

Sus planes se concibieron desde la eternidad pasada. Esto confirma lo que dice David: todos nuestros días están escritos aun desde antes de nuestro nacimiento (Sal. 139.16). Y nuestro llamado por Dios a salvación en Jesucristo desde la antigüedad también es evidencia de la eterna sabiduría de Dios (Ef. 1.4).

Esto nos habla de un Dios magnífico que se revela a lo largo de nuestras vidas, para que seamos testigos de su poder y amor por todo el mundo, pero especialmente por sus escogidos, por su pueblo.

Así como Él tiene un plan, también tiene un tiempo, un momento propicio donde todo se encuentra soberanamente y los sucesos y las personas están dispuestas de tal forma que ni una sola de sus palabras queda sin cumplirse (Mt. 5.18).

Este pasaje nos recuerda su misericordia, amor y perdón para todo aquel que se acerca y se humilla delante de Él, pero también su justicia para los pueblos que desconociéndolo deciden revelarse en su contra y vivir sin darle gloria.

Todo está determinado por Dios y cualquier cosa que Él permita está bajo su control. Cada amenaza hace parte de su plan, ha sido gobernada por Él y tiene el propósito de darle gloria.

Para los que somos hijos de Dios, esto implica una belleza indescriptible, porque el mismo que nos llama sus hijos es quien tiene en sus manos, los finos hilos del destino humano, tiene el poder de comenzar o terminar su plan, de librarnos de cualquier amenaza que se revele contra nosotros y que nos asegura protegernos hasta que recibamos la herencia de gloria que Él nos tiene reservada (1 P. 1.4).

Alabado sea el Señor, que es el principio y el fin, es nuestro Padre, nuestro protector y nuestra esperanza.



Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: