El engrandecimiento por el servicio


Haz clci sobre la imagen para que puedas ver el video de la publicación.

Marcos 10:35-45

“Entonces Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, se le acercaron, diciendo: Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos. El les dijo: ¿Qué queréis que os haga? Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado. Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan. Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

  1. La naturaleza egocentrista del hombre se refleja en el deseo sobresalir para poder “gobernar” sobre otros.
  2. El deseo era muy profundo, tanto que la madre de Juan y Jacobo se postra ante Jesús. (Mt. 20:20)
  3. Los discípulos también se indignaron, no con justicia, sino con celos, porque ellos también querían lo mismo. (Mr. 10:41; 9:33, 34)
  4. Jesús les recuerda que esa actitud de ejercer autoridad sobre los demás es propio del mundo, pero no en Su reino.
  5. La grandeza está en servir, esa es la paradoja en el reino, para poder realmente sobresalir ante los demás, debemos servir, no ser servidos.
  6. Jesús modeló ese principio de grandeza al morir por nosotros.

La idea que tenemos en el mundo es querer ocupar puestos de eminencia para poder tener autoridad, esa ha sido la tendencia desde el inicio. El lograr algún cargo de autoridad otorga poder, lo que alimenta nuestro ego.

Todos los discípulos, no solo Jacobo y Juan, había deseado lo mismo, pero los otros se indignaron porque los hermanos se adelantaron a la petición, manifestando celo. Nosotros también podemos sentir celo cuando alguien llega a tener una posición relevante en nuestro trabajo o comunidad, posición que tal vez era anhelada por nosotros, llevándonos a la molestia y resentimiento.

La grandeza del servicio está en la capacidad que tiene el que brinda una obra de amor en favor de aquel que lo necesita. Es grande porque, quien sirve tiene capacidad de hacer algo que el otro necesita, y que muchas veces no tiene cómo cubrir esa necesidad. Por ejemplo, si hay alguien con hambre porque no tiene recursos para adquirir alimento, al poder proveerle de alimento la persona que sirve le está brindando algo que sí tiene, dando al necesitado; en esa capacidad de servir y ayudar está la verdadera grandeza.

Jesucristo les recuerda que Su grandeza estaba en poder dar Su vida para rescate de muchos. Su sacrificio otorga la posibilidad que el hombre sea perdonado por medio de la fe en Él.



Publicado por Ministerio UMCD - Lengua de Señas

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: